Símbolos: Consideraciones y relación con la Función Transcendente.


images (1)

La necesidad de escribir este texto surgió gracias a la elaboración anterior sobre la Energía Psíquica, donde en su momento encerré sin tocar un punto central que proporcionara un desenlace adecuado. El símbolo es considerado un fenómeno de gran importancia para la Psicología Analítica cuya elaboración se relaciona fuertemente a la dinámica desarrollada por la Energía Psíquica.

En la actualidad le damos un significado parcial a la palabra “Símbolo”, a pesar de la familiaridad que tenemos de esta palabra comprendemos muy poco sobre su origen y contexto. Asociamos a los símbolos a imágenes muchas veces religiosas o místicas, sin embargo puede decirse que consideramos los símbolos como algo cuya comprensión apunta más allá de la mera apariencia. Originalmente el símbolo proviene del griego Symbolon que sería lanzar con, arrojar al mismo tiempo, también siendo utilizado para exprimir un acuerdo o contra seña que posibilitaría el reconocimiento de los iguales que se separan (Moraes, 2010).

En la antigüedad el símbolo era algo que se compartía entre dos o más personas bajo la promesa de un reencuentro posterior (una moneda partida, un bastón, o pañuelo que la doncella entrega al caballero, entre otros). Hoy en día es difícil encontrar un ejemplo claro de lo que representaría la palabra símbolo en su significado etimológico, pero en el cotidiano algunas personas utilizan un pequeño artefacto llamado “token”, el nombre de este artefacto proviene del inglés y su significado es símbolo o emblema. La función del token es crear un código para que el usuario de algún servicio en cuestión pueda identificarse (pues el token es personal) y así obtener acceso. Siguiendo esta lógica  el usuario al poseer el token, tiene un pedazo de información que es complementado por su contraparte. Confieso que este me parece un ejemplo vulgar y sin vida, pero no pude evitar encontrar interesante el uso de la palabra “token” y su función.

imagesA pesar de poseer una relación casi obvia con la palabra símbolo, el token no puede ser considerado uno, pues su relación es con un objeto exterior conocido y por ello se le considera un Signo  (F.Edinger, 1992, p. 109). En el cotidiano nos deparamos con centenas de signos, ellos son necesarios por comunicar cierto tipo de información de forma objetiva al mismo tiempo que pueda parecer abstracta, su significado puede considerarse obvio o de fácil comprensión al ser asociado con objetos externos y respuestas colectivas. Los ejemplos más comunes son los señalamientos para el transporte, aeropuertos y aviones, mapas y celulares. Considero que la importancia del signo proviene de la simplificación de la información que debe ser dada y por eso puede abstenerse del lenguaje verbal recurriendo al uso de pictogramas.

Sobre esta diferencia entre Símbolos y Signos Edinger nos dice: “Podemos entonces decir que un signo está muerto, pero el símbolo vive”. Para entender esta afirmación basta reconocer uno de los efectos más evidentes que el símbolo tiene sobre el ser humano: la fascinación. El símbolo posee la capacidad de causar atracción y temor, esto es gracias a la carga energética que lo acompaña.

En la Psicología Analítica se considera el Símbolo como un producto que surge espontáneamente del Inconsciente llegando a la consciencia con facilidad con el fin de causar algún impacto (gracias a la fascinación/temor que produce). La relación del Símbolo y porque este tema es importante si consideramos la cuestión de la energía psíquica, pues esta al retornar al Inconsciente puede mostrarse autónoma con relación a la consciencia.

Las formas en las cuales el símbolo se manifiesta son variadas y no se restringe solamente a las imágenes como comúnmente se piensa. Es importante para la comprensión ver al individuo como tal, pues el símbolo ocurre dentro de las capacidades de tendencias de la personalidad representando un principio opuesto o contrario a la actitud presentada por la Consciencia.

Esta oposición genera tensión en el Ego al ser confrontado por un punto de vista que difiere del suyo. El símbolo adquiere entonces una forma; sea esta visual, sonora, afectiva e incluso somática por medio de síntomas, los cuales ofrecen una oportunidad al Ego de reconsiderar su postura gracias a la concentración de energía psíquica en un fenómeno o la constelación de fenómenos alrededor de los cuales la Consciencia, por efecto de la fascinación producida por el Símbolo, no puede evitar orbitar.

Una vez más Edinger nos ofrece un punto de vista que merece consideración sobre la naturaliza y función del símbolo:

“Es la imagen simbólica actuando como liberadora y transformadora de energía psíquica la que eleva la urgencia instintiva a otro nivel de significado y humaniza, espiritualiza la cruda energía animal” (F.Edinger, 1992, p. 114).

Las tensiones creadas por los factores que envuelven al Ego, siendo ellos internos o externos, propician esta descarga de energía psíquica. El ser humano siempre estará vinculado al símbolo, pues estos son parte de nuestro mundo (Whitmont, 1991, p. 27).

Y en relación a esto surge una pregunta importante. ¿Qué hacer con el símbolo?

 “Os conteúdos inconscientes desejam ser vistos claramente, o que só pode ser feito ao dar-lhes forma, e ser julgados apenas quando tudo o que precisa ser dito está tangível e presente” (Ibid, 2014).

Sobre esto Jung nos dice:

“Los contenidos Inconscientes desean ser vistos claramente, lo que solo puede ser logrado al darles forma, y ser juzgados apenas cuando todo lo que debe ser dicho está tangible y presente” (Jung, 2014).

Como se dijo anteriormente, el símbolo causa cierta atracción sobre el ego, esto ocurre porque lo Inconsciente desea sobre todas las cosas, ser comprendido. Algunas actitudes que tomamos en la actualidad en relación al símbolo terminan denegriendo su función, en el caso de los símbolos colectivos se puede observar la pérdida de energía o significado que los coloca en el mismo nivel que un signo. La pregunta sobre qué hacer con el símbolo propone en este caso una búsqueda por mantener la integridad del significado que este representa, aparece entonces el término “función transcendente” la cual está intrínsecamente relacionada al mundo de los símbolos, pues el segundo al relacionarse a la dinámica energética que mantiene el psiquismo requiere una respuesta o acción de la Consciencia representada por la Función Transcendente  (Moraes, 2010).

La función transcendente es la búsqueda por la resolución del conflicto que emerge de la 2tensión entre lo Inconsciente y el Ego, para Jung esto significa una manera activa de darle forma y concretizar esta energía que retorna a la Consciencia y puede ser “asimilada” junto al contenido cuya forma ella adquiere. Para esto es necesario llevar el inconsciente en serio con sus manifestaciones y aparente irracionalidad, o como Jung nos dice “no tomarlo literalmente, pero darle crédito” (Ibid, 2014), abriendo así la posibilidad de dialogo entre ambos. Para que esto ocurra se busca primeramente concretizar el símbolo, poniéndolo en el mismo plano que los objetos externos donde el Ego actúa, esto es encontrar la forma de expresarlo de la mejor manera posible con las herramientas que nuestra personalidad posee.

Existen algunos peligros al hacerlo y sobre esto Jung dice:

“El peligro de querer entender el significado es la sobrevaloración del contenido el cual es sometido a la análisis intelectual e interpretación, para que el carácter esencialmente simbólico se pierda” (Jung, 2014).

Reed_MonksEl romper el símbolo utilizando el método reductivo estaremos cayendo en un método de asociación que puede gradualmente alejarnos del contenido real del símbolo, que por su propia esencia posee un significado que permanecerá siempre oculto, pues es parte del mundo de los misterios y su expresión y entendimiento ocurre de forma distinta al conocimiento obtenido a través del intelecto, el símbolo es una experiencia y como tal debe ser vivida por el Ego a través de sus funciones y del cuerpo.

Lo más importante cuando lidiamos con los símbolos es respetar su esencia, pues además de su significado interpretativo, existe otro que nos habla de una forma que no puede ser expresada por medio de palabras, este carácter simbólico es la vida del símbolo al cual Edinger se refiere.

Trabajos Citados

F.Edinger, E. (1992). Ego and Archetype. Boston: Shambala.

Jung, C. G. (2014). Volume 8: The Structure and Dynamics of the Psyche. In: C. G. Jung, The Collected Works of C.G Jung: Complete Digital Edition. Princeton University Press.

Moraes, F. (11 de Setembro de 2010). Algumas palavras sobre símbolos e função transcendente. Acesso em 10 de Março de 2016, disponível em Jung no Espirito Santo: http://psicologiaanalitica.com/algumas-palavras-sobre-smbolos-e-funo-transcendente/

Whitmont, E. C. (1991). The Symbolic Quest: Basic Concepts of analyticcal Psychology. New Jersey: Princeton University Press.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s