La Sombra: Yo y lo Desconocido.


shutterstock_139153382-300x198La sombra soy yo, pero al mismo tiempo otra persona. Es la sensación extraña que a veces tenemos al caminar por las calles, ver algo o alguien desagradable. Las reacciones que tenemos al encontrarnos con algo que puede no ser aceptado abiertamente por la sociedad. Pero también puede ser aquello que causa alguna molestia en la vida personal, la relación tormentosa con alguien ya sea del trabajo o la familia, las vicisitudes y dificultades, las crisis, dolores y finalmente, tú.

Inicialmente, la Sombra suena como algo terrible que nos recuerda a los grandes antagonistas de las historias que todos conocemos. Pero, si reflexionamos, la Sombra puede ser mucho más que eso.

Imagina que estás en un cuarto o sala sosteniendo una vela- no es posible ver mucho por el alcance de la llama amarillenta. Logras ver algunas sillas y una mesa. Al acercarte, encuentras un plato con comida, una pasta y quizás un poco de vino junto al plato.

Creo que esta escena pueda ayudar a explicar un poco el inconsciente de manera funcional. En esta sala oscura vemos apenas lo que la vela y su limitado alcance permiten así como nosotros percibimos apenas aquello que nuestros “sentidos conscientes” nos permiten. Y con eso en mente, explorar la sala llevaría tiempo y podríamos encontrar algo desagradable, pero al mismo tiempo también encontrar una cela a luz de velas.

Cabe recordar que al sostener tú la vela, te encuentras en una semi-penumbra lo cual significa que parte de tu cuerpo también está envuelta por la sombra.

La Sombra es un concepto importante en la Psicología Analítica, algo  que encontramos en nuestras vidas (y en más de una ocasión). La persona que sostiene la vela y es, parcialmente iluminada, somos nosotros y nuestra limitada consciencia de nosotros mismos, mientras que la sala representa aquello que desconocemos del “mundo”. Llamamos Sombra, por la característica más básica del ser humano, el temor al desconocido. Sin embargo, cabe recordar que aquello que desconocemos constituye el mismo Inconsciente.

En esta diferenciación entendemos a la Sombra Personal como siendo la parte de tu cuerpo que no es alcanzada completamente por la llama amarilla. Es donde están los contenidos suprimidos de la consciencia por su amoralidad social o personal, esto incluye tu relación contigo mismo en todos los aspectos. La Sombra Colectiva, también conocida como Sombra Arquetípica, es el resto de la sala que es intocada por la luz. Su naturaleza es refractaria a la cultura, de esta forma, las representaciones culturales de la Sombra van a indicar algo peligroso, nocivo y que debe ser evitado. Esta incompatibilidad se debe al hecho de la cultura desarrollarse a partir de un “sacrificio” de la esfera instintiva, esto es, de la Sombra Arquetípica. (Moraes, 2010)

Pero, una cena y vino sobre la mesa. Ni todo lo que rechazamos es “malo” en un sentido estricto, para comprender eso es necesario remover la noción inicial que la Sombra es algo enteramente “incomodo” y ponerla como figura opositora que no necesariamente significa “mala”. Las cualidades de la Sombra acostumbran estar en evidente contraste de los ideales del ego (Whitmont, 1991). Por eso experimentamos a la Sombra como un “Otro”, pues no solo es desconocido sino también distinto a lo que creemos ser.

La sombra y sus contenidos necesitan estar conscientes para producir el conflicto, sin él nos quedaríamos en el mismo lugar en que estamos: sosteniendo a la vela hasta que ella se apague completamente. Toda consciencia, quizás sin estar “al tanto” de ello, busca su opuesto inconsciente, sin el cual ella está condenada a la estagnación, congestión y calcificación. La vida solo surge de la chispa de los opuestos. (Jung, 2014)

Viendo al opuesto como lo que es: el constante antagonista, pues nos obliga a lidiar con eso de forma constructiva. La Sombra es ese conflicto.

Existe una expresión en ingles que encaja a la perfección con la actitud que debemos tomar con relación a la Sombra, Deal with It o en traducción simplista “lidiar con eso”, siendo la opositora no podemos ignorar su constante influencia en nuestras vidas, sea por algo positivo o negativo. Debemos lidiar con eso, pues de cada conflicto y movimiento en nuestro wargame personal surge algo nuevo que conseguimos alumbrar en esa sala que es nuestra psique.

Texto original: A Sombra: Eu e o Desconhecido.

Referências Bibliográficas:

Jung, C. G. (2014). Two essays on analytical psychology. En C. G. Jung, The Collected Works of C.G. Jung: Complete Digital Edition. Princeton University Press.

Moraes, F. F. (28 de 06 de 2010). http://psicologiaanalitica.com. Recuperado el 25 de 08 de 2015, de Jung no Espírito Santo : http://psicologiaanalitica.com/2010/06/28/sobre-o-conceito-de-sombra/

Whitmont, E. C. (1991). The Symbolic Quest: Basic Concepts of analytical Psychology. New Jersey: Princeton University Press.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s