Algo sobre Sueños.


Imagen

Como he mencionado en un par de posts, he estado en análisis durante poco más de un año, mi terapeuta insiste en que le mande mis sueños cada que sea posible (que termina cayendo un poco en cada que los recuerdo). Personalmente incluso me frustro cuando no recuerdo  mis sueños y es más que nada por la fascinación que tengo por ellos, además que el proceso de interpretación me resulta de gran interés.

Aún no me siento del todo seguro para hacer un post sumamente teórico al respecto, preferiría hablar desde mi escasa experiencia en el tema, además, porqué no dar algunos consejos sobre cómo “tomar a los sueños”.

Actitud Consciente.

Una de las cosas que percibí casi instantáneamente es como el sueño refleja de cierta forma la actitud consciente, es decir los acontecimientos y actitudes tomadas durante el día o días previos al sueño. ¿Por qué? Todo se trata del contexto, muchos sueños no se asemejan en nada a lo que nos ocurrió durante el día o días previos, ni siquiera soñamos con las mismas personas que han aparecido durante la vigilia.

El contexto debido a que los sueños, bajo perspectiva Junguiana, son un comentario de nuestro inconsciente respecto a nuestras actitudes y pensamientos, es como el feedback que recibimos  al cerrar los ojos y sus mensajes siguen el carácter compensatorio de la psique, por supuesto muchos sueños no sirven solamente como feedback, pero estos son los más comunes.

Al conocer una aproximación a la actitud consciente, se vuelve un poco más sencillo al menos empezar a comprender por donde van las imágenes y situaciones. Además me he dado cuenta que al tomar ambos en cuenta, de cierta manera, ambos se vuelven más lúcidos, ya que nos invita a una vigilia más alerta y a un sueño más vívido.

People are People.

Mi terapeuta al principio siempre que trabajábamos un sueño me recordaba algo muy importante y supongo que es una idea muy arraigada que tenemos, a veces nos sorprenden las personas que aparecen en nuestro sueño. Tanto es así que incluso tenemos la necesidad de comunicarlo cuando nos causa cierta impresión, el típico “Soñé contigo” abre la pauta para el “¿Que soñaste?” y normalmente le contamos el sueño a esa persona, personalmente no tengo nada en contra de contarle mis sueños a las personas, pero porque empiezo a entender a que se refería mi terapeuta.

La gran revelación es: La gente con la que soñamos no son las personas que conocemos. Suelen ser representaciones de partes inconscientes que poseemos, las famosas proyecciones en cierta forma. Es “que percibo en esta persona” para entender entonces que partes de nuestro inconsciente están participando del sueño. Entonces el problema al contarle un sueño a una persona especialmente la soñaste, es que no va a entender la idea del “No soy yo” y termina afectándose ya sea por algunos segundos por el sueño. Esto puede causar problemas y lo puedo decirlo de primera mano. He optado por, si compartir algunos sueños, pero también guardar aquellos importantes y solo compartirlos con mi terapeuta.

El entendimiento de esta idea te desapega un poco de la culpa (hay sueños muy bizarros y todos los tenemos) y en cierta forma de reaccionar distinto ante la persona soñada al día siguiente y de paso para mí el punto de partida para empezar a comprender eso de las proyecciones.

No ser esclavo de la mercadotecnia.

Con eso me refiero a que cuando empiezas a darle importancia a los sueños, existen muchos que son bastante impresionantes y otros que son simples, sin tanto contenido. No siempre más es mejor y a eso me refiero a que tan elaborado es el sueño, algunos impactan tanto que les damos más importancia, pero algunas veces son solo los fuegos artificiales y no el dragón que esperábamos. Por ello considero importante estar atentos a que sensaciones produjo el sueño, comúnmente al anotarlo o registrarlo de alguna forma revives la sensación y es más fácil identificarla.

He tenido sueños que me han hecho despertar con “mariposas en el estómago” o esa sensación extraña de aprehensión, así es como determino la atención que debo prestar, muchos sueños no causan sensación alguna, aún así, si los recuerdo los anoto y guardo todo sueño merece respeto aunque sea el más mínimo.

Disciplina.

Existen temporadas en las cuales es muy sencillo recordar los sueños, hay otras donde pocos o ninguno parecen aparecer. Y realmente no existe mucho que podamos hacer al respecto, después de todo el sueño o más bien el recordar el sueño también depende de muchos factores como nivel de estrés, calidad de sueño y  como está el cuerpo. Considero importante recordar eso, no siempre podremos recordar los sueños, sin embargo es importante registrarlos siempre que esto ocurra, es una creencia sin fundamentos pero siempre he creído que mientras más recuerdas los sueños, más fáciles se hacen de recordar, es decir, la constancia en recordar y registrar se vuelve algo de importancia.

Por ello considero recordar los sueños una disciplina, con el entendimiento que el soñar no siempre ocurre, pero estar atento cuando suceda. También existen trucos para facilitar, puedo comentar que he descubierto algunas peculiaridades en mí persona con respecto al sueño por ejemplo; y sin hacer apología alguna al alcohol, es común que tras una noche de beber sin mucha moderación tenga sueños bastante claros, a veces en una temporada se pocos o ningún sueño me iba de fiesta con algunos amigos y de ahí partía para reiniciar la observación de mis sueños. Pero también algo que me sirvió mucho más, a pesar de la dificultad de lograrlo al menos en este momento de mi vida, se llama “higiene de sueño”, son algunas cosas que tomar en cuenta para facilitar el soñar y propiciar un buen dormir:

  • Evitar estímulos, televisión, computadora, celular, antes de dormir de preferencia media hora o una hora, quizás otros necesiten más tiempo.
  • La cama es para dormir y procrear fallida y recreativamente, solía pasar mucho tiempo en mi cama en mi laptop, leyendo y algunas veces y no me avergüenzo, también para comer. Pasar mucho tiempo en la cama hace que el cuerpo se acostumbre a esa horizontalidad tan cómoda, eso hace que sea más difícil relajarse al dormir, sumemos estar en la cama con la laptop, nada agradable.
  • Lo más oscuro posible, esto es obvio por la comodidad y el factor biológico que facilita el dormir.

(Seguramente hay más, pero no vienen a mi mente en estos momentos)

Y algunos consejos personales para recordar los sueños:

  • Siempre anotarlos, siempre que los recordemos. Existen algunas aplicaciones muy útiles para los celulares que sirven como diario de sueños (de hecho hay aplicaciones para ello) o cuaderno y pluma, he utilizado ambos y debo confesar que la opción del celular es más cómoda ya que escribir en la oscuridad o simplemente estar aún algo torpe puede resultar en garabatos muy difíciles de descifrar.
  • No saltes de la cama, quédate acostado y de ojos cerrados algunos segundos más. El salir de la cama rápidamente suele apagar sueños por completo, como si tocaras el suelo y lo olvidaras, eso pasa porque cuando recién despertamos aún estamos en un limbo de consciencia, pero si lo hacemos de golpe salimos del limbo.
  • Yo no duermo muy bien de noche, suelo dormir pocas horas, tengo pésima higiene de sueño, un tiempo lo cuide pero en estos momentos no me siento con muchas ganas de tener hábitos de sueño tan estrictos, he descubierto que las siestas son mi salvación, cada que puedo trato de dormir una siesta de una hora (y a veces se sale de mis manos), sonará muy perezoso, pero disfruto mucho de las siestas y suelo soñar más durante estas que por la noche, además por fortuna a veces puedo darme ese lujo.
  • No estresarse, trato de no hacerlo pero a veces es difícil, si no recuerdas el sueño no pasa nada, molestarse por ello solo va a causar estrés y eso posiblemente desencadene una serie de noches sin nada. Como dijo un amigo de la Universidad “Pase lo que pase no pasa nada”, si no soñamos, no importa, ya vendrá uno porque después de todo dormimos todas las noches.

Me falta mucho aún por comprender pero el viaje a lo poco que conozco ha sido muy agradable, ya que para mí cada noche me siento un poco como un niño esperando que pase Santa Claus con sus regalos, a veces no pasa, pero cuando pasa sé que es justo lo que necesito y no siempre lo que pedí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s