El Mexicano en la historia y actualidad. (Conquistador/Conquistado y Sombra).


Image

 Este es un ensayo que escribí hace casi un año y que me gustaría compartir en este espacio, quizás no sea de lo más brillante o detallado, pero sin duda contiene algunas ideas (junto a un breve trasfondo) sobre el mexicano. Es un trabajo muy general y sin duda podrá ser ampliado y mejorado. Se discute a grosso modo una suerte de paradoja junto a la influencia de la sombra que, sin duda todos los que habitamos en este país vivimos actualmente.

La conquista de México inició con la llegada de Hernán Cortés y sus hombres a Veracruz, el primer puerto y pueblo fundado por los iberios. Como ya es bien conocido con ellos trajeron plagas, ambición y asombro sobre los antiguos pobladores de la región. Aprovechándose de la amable curiosidad de sus anfitriones iniciaron una conquista no solo bélica, sino también ideológica, la cual considero la más importante de todas.

En aquél tiempo los Mexicas eran la “tribu” dominante sobre la vieja Aztlán unidos con los señores de Texcoco y Tlacopán en una suerte de triunvirato al más puro estilo Romano, donde mantenían la supremacía a costo de sacrificios humanos. Debido a ello varios pueblos les temían y deseaban verlos caer, Hernán Cortés junto a su horda hambrienta por la nueva tierra que recién pisaban utilizó esto a su favor, uniéndose a los pueblos que añoraban por un nuevo imperio.

Viendo la situación de manera objetiva, sin las ambivalencias de la campaña Española, podemos ver que, no resulta sensato molestarnos con la destrucción que ellos trajeron consigo, debido a que, toda América sufrió el mismo destino, resulta importante señalar la motivación por parte de los Europeos para este tipo de campaña. Para ello me gustaría parafrasear al actor Edward James Olmos en un discurso dado en la ONU hace un par de años; “…entonces, un hombre blanco dijo que era superior a todos los demás”, este pensamiento junto a la gran idea que conocemos como religión son los factores de peso en lo ocurrido en la conquista de México y de toda América. Primeramente el pensamiento aun vigente de una raza “más pura y desarrollada”, históricamente no sería posible trazar el nacimiento de tal idea, sin embargo podemos ver un surgimiento importante con el gran imperio del Occidente, Roma, puesto a que en sus conquistas el objetivo primordial era tanto la exploración como la expansión, es decir “llevarle a Roma a los bárbaros”. ¿Quiénes son los bárbaros? Todos aquellos que no pertenecen a su cultura, por ello trabaron increíbles guerras con la vana ilusión de “culturizar” pueblos distantes y de costumbres “extrañas al paradigma romano”.

Otro ejemplo de gran valor para comprender la motivación del conquistador pudieran ser las campañas llevadas a cabo por Carlomagno, con el objetivo de, ahora incorporando el segundo factor de peso ya mencionado, llevar a la fe Cristiana a los pueblos paganos. Para ello se llevaron a cabo métodos agresivos de persuasión como la profanación de templos y monumentos y la muerte de aquellos que se negaran a convertirse a la nueva fe, un gran ejemplo sería la destrucción del Irmminsul, monumento Sajón y base de sus creencias religiosas. Cabe recalcar que, a diferencia de la conquista Romana, la cual se mantenía lejos de los aspectos religiosos del pueblo, las campañas de Carlomagno poseían un doble propósito el cual consistía en imponer la nueva fe y para así aumentar el poderío e influencia política de la Iglesia.

Regresando una vez más a la conquista de las Américas, podemos observar que utilizaron la misma forma de conquista, inicialmente mostrándose amables con los aborígenes y curiosos para con su cultura. Al enterarse Cortés de la supremacía Mexica y del rechazo de los demás pueblos decide apoyarles en la destrucción de Tenochtitlán.

Cabe destacar que, al iniciar su campaña existían enormes intereses por parte de España para con las riquezas que podría ofrecer el nuevo territorio. De inicio no podríamos asegurar el objetivo de Hernán Cortés en relación a la expansión de territorio, sin embargo, con el transcurso de los años nos hemos dado cuenta de ello. Junto al Conquistador venían algunos hombres religiosos, los cuales se horrorizaron al contacto con la cultura de México. Ahí inicia el aspecto Carolingio de la campaña, ya que Hernán permitió la profanación de templos, destrucción de altares y conversión forzada de los aborígenes. Recordando un pasaje de la novela Mexica de Norman Spinrad, se relata cómo los españoles disfrazaron a los sacerdotes Aztecas de religiosos Cristianos, esto motivaba las conversiones a la vez que desmoralizaba a los Mexicas que se negaban a la conversión.

Entonces debemos cuestionarnos. ¿Qué ocurrió con el Mexicano tras la conquista? Primero que nada parece importante hacer una diferenciación, por un lado tenemos al Mexicano; aborigen que no se reconocía como tal, por otro tenemos al Mexicano; criollo por así decirlo, mestizo cultural. La diferencia entre ambos es sencilla, el primero desapareció casi por completo para dar lugar al segundo, así tenemos al Mexicano “moderno”; sin una identidad bien establecida, fruto de un mestizaje cultural agresivo, víctima y victimario al mismo tiempo. Estos factores han hecho que miremos siempre a “nuevas tierras” como los Españoles lo hicieron en su momento, buscando nuestro propio beneficio, mientras que por otra parte, siempre añorando un hogar.

Podría parecer insensible hablar sobre la crisis de identidad que vive el mexicano actualmente, sin embargo es posible atenuarla afirmando que Latino América se caracteriza por la misma crisis. El mestizaje, junto a la idea anticuada de una supremacía racial (ahora disfrazada de economía) ha hecho del Mexicano el hijo que no se parece ni a la madre ni al padre, que no se identifica del todo con el lugar donde vive y sus condiciones. Que añora el pasado y es esclavo de la modernidad traída por los Españoles, la revolución humana llamada materialismo disfrazado de cultura y religión.

Por ello en México se sigue viviendo hasta hoy esta condición entre victima-victimario, siendo un gran ejemplo de esta la violencia que se ha vuelto un factor casi cotidiano en las conversaciones y mentes actuales. Pienso que, esa crisis generadora de frustración continua siendo empleada de manera errónea en el entorno social, ya que ahora el mexicano intenta conquistarse entre sí mismo, creando corrupción, desequilibrio económico, para finalizar con el hijo de nuestras actitudes: la violencia por el narcotráfico. Esta podría explicarse como resultado de la inconformidad no hablada del país, o en un término Junguiano, representa la Sombra; arquetipo Junguiano que se caracteriza por reunir todo lo que rechazamos de nosotros mismos. Así ocurre con el narcotráfico, es la viva representación de nuestra inconformidad, crisis cultural y de valores; siendo la violencia la forma en la que poco a poco empezamos a darnos cuenta que, desde hacía ya mucho tiempo, muchos protestos, mucha hambruna, algo no estaba funcionando.

La única vía palpable para escapar de este círculo de conquista-conquistado, sería aceptar tal frustración canalizándola entonces para superar los complejos que todos cargamos como nación, por más utópica que parezca esta idea, esta suele ser la labor de la Sombra cuando es visualizada no como un enemigo, mas como una creación nuestra resultado de los problemas que no supimos lidiar, recordándonos de su existencia y forzándonos en cierto grado a trabajar con ellos.

Anuncios

2 comentarios el “El Mexicano en la historia y actualidad. (Conquistador/Conquistado y Sombra).

  1. Muchas gracias Chava, los leeré tan pronto tenga tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s